La fiscal puntana Virginia Palacios aseguró este jueves que ni bien le informaron que un hombre se presentó en la comisaría para autoincriminarse por la muerte de Guadalupe Lucero, la niña que desapareció hace poco más de un año en San Luis, ordenó resguardar la zona señalada y le dio aviso al fiscal federal Cristian Rachid, quien lleva adelante la investigación.

"No se hizo ningún rastrillaje, ni excavación, solo se ordenó resguardar con la anuencia del fiscal federal el perímetro de la zona. Se trazaron tres perímetros, uno en la calle Paraíso, en la subida; otro en la calle subsiguiente donde termina el asfalto; y otro que hizo Gendarmería en la localidad de Estancia Grande", explicó la fiscal en una conferencia de prensa ofrecida en la capital provincial.

La fiscal contó que supo que "un joven se presentó y se autoincriminó por la muerte de Guadalupe Lucero" cuando recibió ayer una comunicación del personal policial de la comisaría segunda.

"No puedo brindar detalles, pero me parece importante informar que tanto el Dr. (Emanuel) Sastre (también fiscal) como yo, al recibir la noticia, inmediatamente fuimos a la comisaria para tener una aproximación de la entidad de los que no estaban informando, e inmediatamente nos pusimos en contacto con el Dr Rachid", explicó, y agregó que, en la dependencia policial, tomaron "medidas preliminares".

Entre ellas, se entrevistó a la madre del hombre que dijo haber matado a Guadalupe, quien aseguró que "el chico tenía una patología psiquiátrica" y se ordenó "el resguardo de la zona" indicada por el joven.

"Me pareció importante que se resguarde la zona. Yo empecé a tomar declaración a las 20 y, a las 21:50, cuando salimos estaba toda la prensa (afuera). Por eso, consideré que era imprescindible resguardar el lugar hasta que tomara intervención Gendarmería. Me quedé hasta que llegó la fuerza federal tras el pedido del Dr. Rachid", precisó Palacios.

Con respecto a la superposición de la investigación con la jurisdicción federal, sostuvo: "Yo no quiero invadir al Dr. Rachid. Solo recibimos un relato, pensamos que tenía premura y que nunca ningún dato se podía desestimar".

"Yo no soy medica legista o psiquiátrica, pero estaba persona presenta un problema psiquiátrico y eso lo avala un certificado médico. Incluso, su médica dijo que había tenido un brote. Yo no lo puedo evaluar; eso lo hará (el juez) Rachid", insistió.

En ese sentido, la fiscal relató que tuvo un primer llamado con el fiscal federal a las 19.52 y, "desde el minuto uno, establecimos comunicaciones".

"Le dije que iba a permanecer en el lugar hasta que se presentara Gendarmería y se vallara el lugar", indicó.

"No quiero ser antipática, no me quiero anticipar; sé que hay superposición de una jurisdicción sobre otra. Nos hemos manejado con mucho respeto, incluso cuando la causa estaba en la provincia, en una transición, tuvimos comunicación para respetar el accionar de cada uno", agregó sobre el episodio ocurrido en las últimas horas.

En relación al curso de la causa sobre la desaparición de la niña en la puerta de casa en el barrio 544 Viviendas el 14 de junio del 2021, afirmó que "fue una investigación muy fuerte, se analizaron y se investigaron muchísimas líneas".

"Obvio que uno puede tener falencias, pero hicimos hasta lo imposible", completó la fiscal Virginia Palacios.

"Una de líneas investigativas era la posibilidad de que fuera un arrebato de una persona, una persona pedófila que hubiera terminado en un abuso sexual y muerte; para ello se hizo una recorrida casa por casa en busca de personas con alguna patología, se las contactó, se las entrevistó", añadió.

Además, dijo que la causa Guadalupe tuvo "sucesos o estas operaciones que ocurrían hasta 3 o 4 veces por día, teníamos situaciones de muchísimo estrés".

"Entraba información, por ejemplo, que en la localidad bonaerense de Guernica aparecía algún dato, teníamos que mandar a la policía y cuando llegaban estaba toda la policía bonaerense porque antes entro por una UFI, cada llamado que ingreso al 911 se analizó, cada hipótesis se analizó", concluyó.

Autoincriminación

Un hombre de 25 años se presentó en la Comisaría 2° de la ciudad de San Luis y afirmó haber asesinado a Guadalupe Belén Lucero Cialone, la nena que desapareció el 14 de junio del 2021 en el barrio 544 Viviendas, por lo que Justicia Federal ordenó perimetrar la zona señalada como enterramiento del cuerpo para realizar un rastrillaje en la localidad de Potrero de los Funes, a 24 kilómetros de la capital de San Luis.

Afirman que el hombre que se autoincriminó es paciente psiquiátrico y se encuentra medicado por esquizofrenia, según consta en un certificado médico que sus propios padres acercaron a la dependencia policial.

La fiscal Virginia Palacios y su colega federal Cristian Rachid se hicieron presentes a las 3 de la madrugada de este jueves en el lugar señalado, donde el declarante aseguró haber enterrado el cuerpo de la niña, y, según declaraciones de la funcionaria judicial, la Policía provincial perimetró “tres zonas” en esa localidad para resguardar el posible escenario y proceder con la luz del día a realizar los rastrillajes programados.

"No se hizo ningún rastrillaje, ni excavación, solo se ordenó con la anuencia del fiscal federal el perímetro de la zona, se trazaron tres perímetros, uno en la calle Paraíso, en la subida; otro en la calle subsiguiente donde termina el asfalto; y otro que hizo Gendarmería en la localidad de Estancia Grande", explicó la fiscal Virginia Palacios en conferencia de prensa.

El joven fue trasladado en la noche del miércoles a fiscalía para ampliar su declaración mientras la familia de la niña desaparecida reclamaba información, conmocionados por lo publicado por medios nacionales, “mientras estábamos trabajando con el declarante” dijo este jueves la fiscal y agregó que esto “le produjo mucho ruido” y alarmó a la familia que hace un año reclama por la aparición con vida de la pequeña.

Según fuentes judiciales, el lugar señalado por el joven, que habría brindado dos versiones completamente distintas sobre lo sucedió es en Valle de Piedra de esa localidad, será rastrillado este jueves por Gendarmería.

Por otra parte, según trascendió, el joven Inicialmente manifestó que drogó a la niña con burundanga, la quemó y que las cenizas las arrojó por el inodoro del baño de su casa y luego detalló que el 14 de junio fue en colectivo hasta el Barrio 544 Viviendas, vio a una nena, la agarró de la mano, la llevó hasta la parada y volvió a tomar el transporte.

 

Dijo que luego fue hasta el centro y tomó con la niña otro colectivo hasta Potrero de los Funes, que luego la llevó hasta el Valle de Piedra, donde la estranguló y la enterró.

La respuesta de la familia de Guadalupe
La reacción de la familia de Guadalupe no se hizo esperar y la mamá, Yamila Cialone, formuló fuertes acusaciones contra la Policía y la fiscal en un posteo en sus redes que es el medio que utiliza para expresarse.

 

Allí, afirmó que “la Policía provincial se niega a dejar actuar a Federal” y dijo: “Hace horas estoy esperando que pasen el oficio a la justicia Federal”.

“Bueno se supone que uno no puede decir nada porque ya salen los medios creando su perspectiva. Es lógico que la familia cuestione el actuar policía de la provincia, porque hace un año estamos buscando a Guada y va una persona a declarar a una comisaría provincial y lo primero que hacen es avisar a los medios y la familia” se preguntó.

“Tengan corazón no saquen conclusiones anticipadas antes de tener algo certero, es muy cruel y doloroso”, añadió.

 

La investigación

Según la planificación del peritaje que se realiza desde el lunes en San Luis, la reconstrucción de los hechos que rodearon la desaparición de la niña se realizará en la denominada zona “0”, donde la familia será protagonista de la jornada, aportando detalles de lo sucedido ese día.

Según se informó desde el Ministerio de Seguridad de la Provincia, la Policía de San Luis desarrollará este jueves a las 15 el segundo día de trabajo conjunto con Gendarmería Nacional.

Esta previsto para este jueves que concurran los cuatro niños que estaban con Guadalupe y familiares.

 

El paasado miércoles, la chica con retraso madurativo declaró en la reconstrucción que aparecieron 4 motos mientras jugaba a la mancha con Guadalupe, que a ella la empujaron y se llevaron a la niña. Que eran dos mujeres y dos varones, y una mujer le puso a Guadalupe un casco y se la llevó en dirección a la autopista, hacia un descampado", explicaron las fuentes..

Después, se hizo un peritaje acústico por el llanto de una niña, que se supone se había escuchado en dos casas a la vuelta del descampado, y, para ello, entraron e hicieron el peritaje para ver si podía ser o no y tomaron testimoniales en el barrio, de acuerdo a lo precisado por fuentes judiciales..

Para el día de el fiscal de la causa Cristian Rachid dispuso cubrir el perímetro a partir de las 14:30 en el mismo sector que se trabajó ayer.

 

Fuente: Telam


COMPARTIR