Terminadas las Eliminatorias, en AFA ya trabajan para empezar a cerrar los amistosos previos al Mundial de Qatar. Los partidos oficiales terminaron, pero la importancia de los que vienen es mayúscula para que la Scaloneta pueda mantener el gran nivel que viene teniendo y lo llevan a tener un invicto de 31 partidos. El ideal del cuerpo técnico es poder jugar cinco amistosos antes del 21 de noviembre, fecha en que dará inicio el partido inaugural de la Copa del Mundo.

Italia, el primer rival confirmado
Lo primero que se le viene a Argentina, ya confirmado, es el partido del 1 de junio contra Italia, en Wembley, por la Final Euroamericana. Los tanos llegarán con la motivación baja por haber quedado afuera del Mundial de manera inesperada al perder en Repechaje con Macedonia del Norte (terminó entrando Portugal). Para este encuentro, el plantel se reencontrará el 25 de mayo en Londres y trabajará hasta el 31. Pasado el encuentro ante Italia, Scaloni quiere jugar un segundo amistoso contra otra selección mundialista. Nombre por ahora no hay, pero asoma como una posibilidad jugar contra Brasil en Australia.

¿Se viene Brasil en Australia?
No será un contexto netamente amistoso, porque sería el duelo que quedó inconcluso por Eliminatorias. De todas maneras, desde AFA no avanzarán en esta chance hasta que llegue la respuesta a la apelación que se presentó. Una vez firme el fallo de que el partido se tiene que jugar, los de Tite pueden sumar una buena medida para equiparar fuerzas contra otro candidato.

Pasado junio, habrá que esperar hasta septiembre para volver a encontrarse con la Selección. Poco más de dos meses antes del inicio del Mundial, Argentina jugará contra México en Los Ángeles. En tierras estadounidenses, pero esta vez en Houston, habría un segundo amistoso con rival a confirmar. Pero en caso de no encontrar otro mundialista, un choque ida y vuelta con México también es potable en la consideración de Scaloni.

Por último, está la idea firme de que un quinto amistoso se juegue días antes de viajar a Qatar o en la misma sede mundialista. Sería el partido más liviano, con la intención de tener contacto con la pelota pero sin arriesgar el físico de los jugadores. El típico partido de despedida que se suele hacer en nuestro país, pero que en este 2022 no se llevará a cabo en Argentina y sí en el exterior.

Fuente: Olé