Sin embargo, esta quinta temporada sí ha logrado que la trama criminal no resulte un mero lugar común al recuperar todo lo sucedido con Armando en la cuarta y darle una dimensión diferente. No es que el desarrollo de la trama haya sido memorable, pero sí que ha servido para dar un sentimiento de urgencia a lo que vino después que te dejaba con ganas de seguir viendo los episodios. Eso no sucedía con los tres primeros, donde la serie tiraba más de la fidelidad a la marca que de otra cosa para que no desistiéramos.

De hecho, es entonces cuando la temporada parece tener realmente una razón de ser, apoyándose para ello en Samuel, uno de los dos protagonistas originales que seguían en la serie -y también ayuda que Diego Martín gane protagonismo-. Es verdad que el personaje ha ido dando bandazos desde la marcha de Carla, como si simplemente hubiese perdido su razón de ser, pero la serie logra que vuelva a importarnos y que su forma particular de ver las cosas vuelva a tener sentido, incluso cuando está claro que va a volverse en su contra.

Ese detalle era lo que realmente echaba de menos en 'Élite', que hubiese algo que me despertase genuino interés más allá de lo desinhibida que es la serie en todo lo que propone. Y aquí lo consigue, incluso coqueteando con matices ligeramente siniestros alrededor de cómo Samuel acaba de mala manera -todo apunta a que ha muerto, pero a saber con qué nos salen los responsables de la serie-, dejando además repercusiones satisfactorias en otras tramas. Hasta en lo visual se nota un mayor ímpetu en lo referente a la puesta en escena cuando se potenciar el thriller en oposición a la fantasía erótica que prima en la parte romántica-sexual.

Por lo demás, muchas idas y venidas románticas, un toquecito de polémica, una generosa cantidad de diálogos y situaciones imposibles, algo de sexo y más rasgos habituales de la serie. Pero con claros síntomas de que la fórmula está agotándose y que quizá solamente una revolución total podría enderezar realmente el rumbo. Oportunidad tendrán con la temporada 6, de la cual todavía no se sabe si contará con el regreso de algún personaje visto previamente.

En resumidas cuentas

'Élite' sorprendió inicialmente con su desparpajo para plantear una mezcla adolescente de culebrón y thriller erótico, pero ha llegado un punto en el que todo se siente demasiado conocido y no hay nada debajo que realmente sostenga todo. En la quinta temporada al menos han acabado teniendo una trama que invitaba a seguir adelante, pero sin ser, no mucho menos, lo mismo que antaño.


COMPARTIR