El Bitcoin (BTC) se encamina a cerrar su décima semana consecutiva por debajo de los US$ 43.000, un precio que solo pudo superar en pocas ocasiones desde que inició el 2022 y al igual que la mayoría de las acciones y papeles del segmento de renta variable, afectadas por el débil repunte económico a la salida del coronavirus y el conflicto entre Rusia y Ucrania.

De hecho, la principal criptomoneda del mundo no tiene un cierre semanal arriba de los US$ 43.000 desde el 27 de diciembre de 2021, aunque parece haber encontrado un piso de cotización en la zona de los US$ 35.000, que solo logró traspasar transitoriamente en algunas jornadas de enero y febrero, antes de que su precio volviera a subir empujado por una demanda de criptoactivos que, si bien está lejos de su pico de euforia a finales de 2021, aún se mantiene activa.

El anuncio de la Reserva Federal de los Estados Unidos de un endurecimiento de su política monetaria para reducir la inflación -que alcanzó los niveles más altos de los últimos 40 años- y la suba en los precios de la energía y commodities agrícolas que desencadenó la guerra entre Rusia y Ucrania está afectando la actividad económica, el comercio internacional y, por consiguiente, la cotización de los principales criptoactivos.

En ese sentido, analistas de mercado afirmaron que es poco probable que el BTC supere los US$ 46.000 en el corto plazo, salvo que se produzca un "cambio de ambiente" macroeconómico como un cambio en el apetito por el riesgo.

"Las posiciones largas en el Bitcoin no tienen suficiente impulso para hacer que los precios superen ese nivel", dijo Wilfred Daye, titular de Securitize Capital, a Bloomberg, a la vez que afirmó que "para que el Bitcoin supere ese nivel son necesarios ingredientes clave como un repunte tecnológico y un apetito por el riesgo macroeconómico".

Bitcoin cotiza hoy a US$ 41.300 por unidad -según el portal Coinmarketcap-, un 40% por debajo de su máximo de US$ 70.000 en noviembre, y está sumido en su rango de cotización más ajustado desde octubre de 2020, lo que algunos atribuyen a que los tenedores a largo plazo han intervenido para comprar cuando los precios del token caen mientras los inversionistas a corto plazo reducen las ganancias más sustanciales.

"El Bitcoin se está consolidando por debajo de los US$41.000 a medida que el porcentaje de tenedores a largo plazo en el mercado continúa aumentando", dijo Marcus Sotirou, analista de la corredora de activos digitales GlobalBlock, con sede en el Reino Unido, quien sostuvo que para 2022 "no puedo esperar un brusco repunte de los precios debido a las condiciones macroeconómicas".

El multimillonario inversionista en criptomonedas Michael Novogratz dijo el martes en Bloomberg TV que es probable que BTC se mantenga en un rango de entre US$ 30.000 y US$ 50.000 a medida que aumenten las tasas de interés en EE.UU.

"Los datos de rendimiento anteriores sugieren que es poco probable que el token mantenga un repunte mientras la Fed ajusta la política monetaria durante el año", indicó Novogratz.

Fuente: Telam


COMPARTIR