Después del cimbronazo en el debut en la Copa Libertadores ante Deportivo Cali, que además trajo la lesión de Carlos Zambrano, Boca recibió dos buenas noticias en el regreso a los entrenamientos: Guillermo Fernández y Diego González se entrenaron a la par del grupo. 

Pol, que no pudo participar de los últimos dos partidos por una sobrecarga en el gemelo, ya dejó atrás esa molestia y hoy pudo sumarse a los trabajos con sus compañeros en el Centro de Entrenamiento de Ezeiza. Por su parte, el Pulpo se recuperó del desgarro en el isquiotibial derecho que lo marginó de las canchas por poco más de un mes y también practicó con normalidad.

De este modo, Sebastián Battaglia vuelve a tener a disposición a dos jugadores importantes, sobre todo Fernández, quien venía siendo una pieza esencial en el funcionamiento del equipo jugando como mediocampista central. Sin ir más lejos, su ausencia repercutió notoriamente en el rendimiento de Boca en Cali, donde no solo perdió sino que además dejó una floja imagen futbolística.

No obstante, como el partido con Vélez es apenas en dos días, parece difícil que alguno de los dos pueda jugar desde el arranque. A lo sumo, Battaglia podría darles algunos minutos para que vuelvan a agarrar ritmo, fundamentalmente pensando en el partido de Libertadores del próximo martes (contra Always Ready), en el que Pol será titular.

Battaglia define el equipo de Boca para jugar contra Vélez
Ahora, el Xeneize buscará cambiar el chip y poner el foco en recuperarse ante el Fortín, el próximo sábado. Para eso, la intención del DT, teniendo en cuenta que el gran objetivo es el certamen continental y que tiene margen en el torneo local, es poner un equipo alternativo que incluirá a los suspendidos para la Libertadores y entonces será similar al que empató con Arsenal de Sarandí.

La principal duda por estas horas pasa por saber cómo formará la dupla central en Liniers, porque ante la lesión de Carlos Zambrano, que estará tres semanas afuera por un desgarro, podría cuidar a Jorge Figal y así darle rodaje a Gabriel Aranda, quien suele jugar en Reserva.

El probable once: Agustín Rossi; Marcelo Weigandt, Jorge Figal o Gabriel Aranda, Marcos Rojo, Agustín Sandez; Alan Varela, Esteban Rolón; Eduardo Salvio, Aaron Molinas, Sebastián Villa; Luis Vázquez.