“Una imagen vale más que mil palabras”. Así, el gobernador Jorge Capitanich definió hoy este día histórico para Charata, con la llegada del agua potable a la localidad a través de la puesta en funcionamiento del Segundo Acueducto del Interior y de las redes domiciliarias que harán posible prestar el servicio a más de 9000 familias, en una primera etapa.

El mandatario resaltó que “después de tantos años”, la localidad cuenta con “la provisión de agua potable con flujo regular, habitual y normal, lo que garantizará para las futuras generaciones un derecho impostergable”.

Junto a la vicegobernadora Analía Rach Quiroga y a la intendenta María Luisa Chomiak, Capitanich dejó habilitadas, en el marco del 107° aniversario de Charata, las redes domiciliarias de agua potable, una obra en la cual se invirtieron más de $248 millones, abastecidas desde el tramo del Segundo Acueducto del Interior entre Sáenz Peña y esta localidad que ya está en actividad. Lo hizo a través de una visita al domicilio de Nilda Giménez, vecina del lugar.

Luego de escuchar las palabras de un poblador de Charata, destacando la importancia de las acciones de gobierno durante la pandemia, el gobernador señaló: “Quienes gobernamos también necesitamos el afecto y el reconocimiento por las cosas que se hacen, porque estas obras tardan mucho tiempo, cuestan mucho dinero y representan un gran esfuerzo para toda la sociedad”.

 

 

“Siento mucha emoción por estar hoy en Charata”, dijo Capitanich con voz quebrada por la emoción tras tantos años de gestiones, esfuerzos y empuje para hacer posible esta obra. “Sentí el dolor de las criticas infundadas. Nuestros opositores no saben lo que nos costó. Si no se hubiera hecho el esfuerzo que hicimos nosotros para realizarla, esta obra, de esta magnitud, que cambia vidas, nunca se hubiera hecho”, agregó.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry